EROSKI premia a la conservera Arroyabe por su compromiso con la sostenibilidad local

22/12/2014 San Sebastián
(352.5 KB)
País Vasco Lo local
  • El galardón reconoce el buen hacer, la profesionalidad y el compromiso de los productores agroalimentarios vascos que promueven el respeto a la tierra y el mar, el empleo, la salud, y la riqueza del entorno
  • La cooperativa trabaja con más de 450 proveedores del País Vasco y comercializa en torno a 10.000 productos locales con un valor de compra de 400 millones de euros anuales

La conservera Arroyabe ha recibido hoy el I Premio EROSKI a la Sostenibilidad, que reconoce el buen hacer, la profesionalidad y el compromiso de los productores de alimentos vascos que promueven el respeto a la tierra y el mar, el empleo, la salud, y la riqueza del entorno. Agustín Markaide, presidente del Grupo EROSKI, ha sido el encargado de la entrega del galardón en un acto celebrado en el hipermercado EROSKI Garbera de San Sebastián.

“Este premio pone en valor la labor de muchos pequeños productores que consiguen alimentos únicos, muchos de ellos icónicos de nuestra cultura gastronómica, y que resultan esenciales para un sector primario sostenible y bien diversificado”, ha señalado Agustín Markaide. Su creación se enmarca dentro de la apuesta de la cooperativa por los alimentos y frescos de productores locales. “En EROSKI mantenemos un firme compromiso con el desarrollo agroalimentario, económico y social de nuestro entorno. Cada una de nuestras tiendas es una plataforma abierta para la comercialización de los productos locales”, ha añadido.

Arroyabe es una empresa conservera centenaria de Bermeo especializada en la elaboración artesanal de Bonito del Norte. La empresa destaca por el mantenimiento y desarrollo del saber hacer tradicional en su elaboración, aunándolo con procesos productivos eficientes y sostenibles. Dispone de certificaciones medio ambientales como MSC, Friend of the Sea y Dolphin Safe.

Votación popular en la web

Los propios consumidores han elegido al ganador a través de un sistema de votación abierto a través de la página web de EROSKI. Un jurado compuesto por un Socio Consumidor y un Socio Trabajador de EROSKI, junto a un representante de HAZI seleccionó previamente a los tres finalistas entre las candidaturas presentadas.

La contribución a la sostenibilidad y diversidad del tejido local agroalimentario a través de la recuperación de variedades o productos autóctonos, el desarrollo de productos más respetuosos con el medioambiente, el incremento del bienestar de los animales de cría y la aportación a la riqueza social del entorno fueron los criterios analizados y valorados para la elección de los participantes en la votación popular.

Los otros dos finalistas, los productores agroalimentarios vascos Harakai y Gomiztegi, han sido también reconocidos con sendos diplomas. Harakai, cooperativa que aglutina a más de 250 ganaderos de vacuno y ovino, contribuye al mantenimiento de la viabilidad económica de los caseríos, elementos clave en el mantenimiento de la realidad y riqueza paisajística, medioambiental y cultural de Euskadi. Además, mantiene programas permanentes de mejora en la cría para asegurar el mayor bienestar de los animales.

Gomiztegi es una pequeña explotación que elabora quesos, principalmente de la D.O. Idiazabal, con rebaños propios que pastan en las campas del macizo del Aitzgorri en Gipuzkoa. Desarrolla también su actividad como escuela de pastoreo y de elaboración de queso, con el objetivo de preservar y mejorar el saber hacer de siempre de nuestros pastores. Sus instalaciones son, asimismo, un lugar de encuentro para sensibilizar a los consumidores sobre la importancia de la oveja latxa en nuestra cultura, gastronomía y paisaje.

Compromiso con la producción local

EROSKI cuenta con 245 tiendas en el País Vasco y trabaja con más de 450 proveedores del País Vasco para comercializar en torno a 10.000 productos con un valor de compra de 400 millones de euros anuales.

La política comercial de EROSKI persigue potenciar al máximo las economías locales para crear riqueza en el entorno contribuyendo a la sostenibilidad del sector agroalimentario y a la riqueza de la diversidad de su tejido productivo.