EROSKI, Rotary Club y Cáritas aúnan fuerzas para ayudar a las personas en riesgo de exclusión social a través de los ‘roperos’ de la ONG

22/06/2016 Palma de Mallorca
(131.67 KB)
Baleares RSC
  • El acuerdo permitirá colocar 36 nuevos puntos de recogida y tendrá duración de un año
  • Las prendas se entregarán directamente a personas en peligro de exclusión social y financiarán proyectos de la asociación

EROSKI ofrece a sus usuarios un nuevo espacio para demostrar su solidaridad. Esta mañana, la cooperativa ha firmado un acuerdo de colaboración con la organización sin ánimo de lucro Cáritas Diocesana de Mallorca y con el apoyo del Club Rotary Palma Catedral. La colaboración se concretará en la cesión de espacios para instalar 36 contenedores para el reciclaje y reutilización textil, los llamados “roperos”, de esta ONG.

Los consumidores de EROSKI podrán depositar aquellas prendas que no necesiten en los contenedores de Cáritas que encontrarán en las tiendas. Las prendas donadas serán entregadas a personas en situación de exclusión social, previamente dirigidas a la organización por los Servicios Sociales, o bien vendidas. Los ingresos recogidos de esta venta serán empleados íntegramente en los diversos programas de reinserción socio-laboral que Cáritas desarrolla en Baleares, a proyectos de cooperación internacional o al cuidado y conservación del medio ambiente.

El convenio tiene una duración inicial de un año, al fin del cual se presentarán los resultados de la acción en función de los kilógramos de ropa recogidos.

A la presentación oficial de la colaboración, que ha tenido lugar hoy, 22 de junio, en el supermercado EROSKI Center del Polígono de Son Moix, ha contado con la participación de Margalida Maria Riutort Cloquell, directora de Cáritas Diocesana Mallorca; Alfredo Herráez, Director de EROSKI en Baleares y José María Pérez-Mangado, presidente de Club Rotary Palma Catedral, así como otros representantes de las tres organizaciones.

Con esta nueva acción solidaria, EROSKI se reafirma en su voluntad de servir a la sociedad balear, más allá de la distribución de alimentos y otros bienes, contribuyendo de forma activa al desarrollo de proyectos sociales, culturales y medioambientales, en beneficio de colectivos vulnerables y valores identitarios propios de esta comunidad.