Tras 2 años de implantación en sus productos de marca propia

EROSKI constata el impacto positivo del etiquetado Nutri-Score en la composición de una cesta de la compra más saludable

07/07/2021 Elorrio (Bizkaia)
CAS (135.04 KB)
EUS (134.05 KB)
CAT (135.57 KB)
GAL (134.94 KB)
ENG (134.1 KB)
Mercado RSC
  • Las opciones más saludables (A y B) ganan protagonismo en las categorías de productos con mayor variedad de elección entre letras
  • Nutri-Score influye favorablemente en la elección productos de alimentación envasada más saludables, sin que haya retroceso en las categorías de producto fresco
  • Este etiquetado frontal nutricional avanzado supone una importante mejora para facilitar una mayor transparencia informativa sobre la calidad nutricional de los alimentos y facilita una elección rápida y sencilla
  • La muestra analiza la evolución de las ventas de alrededor de 2.000 productos en más de 1.300 puntos de venta durante 2 años

Tras más de dos años desde que EROSKI comenzara a introducir, de manera pionera en la distribución en España, el etiquetado frontal nutricional avanzado Nutri-Score en sus productos de marca propia, la compañía ha presentado un análisis —publicado en el número de julio de la revista Consumer— en el que constata su impacto positivo en la composición de una cesta de la compra más saludable.

EROSKI ha analizado durante dos años consecutivos el comportamiento de las ventas de casi 2.000 productos de diversas categorías de alimentación envasada, disponibles en la red comercial de EROSKI y Caprabo, un total de 1.348 establecimientos. “Los resultados de su análisis reflejan la influencia positiva del etiquetado nutricional avanzado en la composición de una cesta más saludable en los productos de alimentación envasada, sin que haya retroceso alguno en las categorías de producto fresco que, de hecho, tienen un comportamiento incluso mejor que las envasadas. Así, se observa un incremento del peso en ventas de los productos mejor calificados por Nutri-Score mientras ceden posiciones los que tienen peor calificación”, ha explicado el director de Salud y Sostenibilidad de EROSKI, Alejandro Martínez Berriochoa.

Según los resultados del análisis realizado, la llegada de Nutri-Score no ha influido negativamente en las ventas de los productos frescos que no llevan dicho etiquetado —como la fruta, verduras o pescado—. Sin embargo, los datos reflejan un cambio en el mix de ventas, de manera que los productos con mejor clasificación según Nutri-Score (letras A y B) han tenido un mejor comportamiento en las ventas que los peor calificados (letras D y E). La letra C presenta un perfil de evolución casi plano.

Nutri-Score influye en el crecimiento de categorías saludables

“Las personas consumidoras tienden a no hacer cambios drásticos, y los datos del estudio no reflejan canibalización entre categorías, sino más bien dentro de ellas. Es decir, la tendencia no es a elegir una opción nutricionalmente mejor en otra categoría de producto, sino a seleccionar una opción más saludable conforme a Nutri-Score dentro de la misma familia de productos o de familias que satisfacen la misma necesidad”, ha detallado Martínez Berriochoa.

Los datos del análisis realizado por EROSKI avalan que desde la llegada de Nutri-Score el comportamiento de categorías de alimentos indudablemente saludables, como las verduras congeladas, ha experimentado un incremento de ventas de varios puntos por encima de la media de la alimentación envasada. Ocurre lo mismo en las familias del pescado y el marisco congelado que han crecido más que la media.

Categorías nutricionalmente complejas: también ganan las opciones más saludables

En categorías nutricionalmente más variadas y complejas de alimentación envasada, en las que existe capacidad de elección entre las diferentes letras de clasificación de Nutri-Score, hay una tendencia a que las ventas se desplacen unos puntos porcentuales hacia mejores soluciones.

Así, por ejemplo, la categoría de cereales de desayuno, en la que conviven 55 referencias de todas las letras de Nutri-Score, no sufre cambios significativos en la evolución de las ventas en su conjunto. Sin embargo, las ventas de cereales de desayuno con clasificación Nutri-Score A, B y C reflejan un crecimiento notable en sus ventas, de hasta un 15%, a costa de los productos D y E, que decrecen. Los datos reflejan una migración parecida en otras dos categorías relacionadas con el desayuno principalmente, como son las galletas y la bollería, con desplazamiento de ventas de productos con calificación E y D a C.

En la gama de bebidas refrescantes se observa un desplazamiento de ventas entre las que tienen peor clasificación Nutri-Score (D y E, por ser azucaradas) hacia las que tienen la mejor letra posible en esta categoría (B, por ser edulcoradas). En la familia de helados, en la que no hay productos por encima de la clasificación C, es precisamente ese nivel el que recoge las ventas que antes se hacían de productos con peor calificación (D y E). En platos congelados, también se observa desplazamiento de las ventas hacia las letras de B y C, aunque es ligeramente inferior.

El aceite de oliva mantiene las ventas

El comportamiento de las ventas en la categoría de aceite de oliva se mantiene. “Las personas consumidoras no han dejado de elegir el aceite de oliva como producto relevante, saludable y habitual en su cesta de la compra. Parece que han entendido que la letra C de clasificación Nutri-Score, la mejor que puede obtener una grasa de cocina o aliño —por encima de la D y E que reciben mantecas, mantequillas margarinas…—, no debe suponer que se postergue su uso”, ha explicado el director de Salud y Sostenibilidad de EROSKI.

El precio sigue teniendo mayor influencia en las ventas

Los resultados del análisis realizado por EROSKI son significativos: las ofertas y promociones tienen una alta influencia sobre las ventas, condicionando la composición de una cesta saludable incluso con más fuerza que el Nutri-Score. Cuando los alimentos no están promocionados y se elige en igualdad de condiciones promocionales, es más claro el papel del Nutri-Score a la hora de elegir lo más adecuado. “Estas evidencias prueban el importante papel de fabricantes y distribuidores a la hora de facilitar una cesta saludable a través de ofertas y promociones nutricionalmente responsables que primen los mejores productos”, ha indicado Martínez-Berriochoa.

“Los primeros resultados que hemos obtenido sobre la influencia del etiquetado avanzado Nutri-Score reflejan sin duda un impacto positivo en una cesta de la compra más saludable. No significa esto que por sí solo este etiquetado pueda revertir los actuales patrones de consumo alimentario menos saludables. El problema debe ser abordado desde muchos otros frentes, pero Nutri-Score es parte de la solución. En EROSKI estamos convencidos de que la formación e información de los consumidores es primordial para revertir las preocupantes tendencias actuales de consumo. La transparencia informativa sobre la calidad nutricional de los alimentos es un aspecto crucial para las personas consumidoras. En este sentido, Nutri-Score permite elegir conscientemente, de manera sencilla y rápida a la hora de llenar su cesta de la compra”, ha concluido el director de Salud y Sostenibilidad de EROSKI.

Etiquetado Nutri-Score

El modelo Nutri-Score ha sido creado por académicos de las Ciencias de la Alimentación, ha sido validado por el Ministerio de Sanidad y la Unión Europea y cuenta con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Investigaciones de varios países muestran claramente que Nutri-Score es actualmente el mejor sistema para ayudar a las personas consumidoras a comparar la calidad nutricional de los alimentos y así poder tomar decisiones más saludables.

El etiquetado Nutri-Score presenta una clasificación global del producto en función de su calidad nutricional, en una sencilla escala de cinco niveles indicados cada uno por una letra y un color (de la “A” verde oscuro a la “E” naranja oscuro). Los cálculos atienden al contenido por 100 gramos de las calorías del producto, de los nutrientes beneficiosos para la salud que contiene (fibra, proteína, cantidad de fruta, verdura, frutos secos y legumbres), y de los nutrientes del producto cuya ingesta se recomienda reducir (grasas saturadas, sal y azúcares). De esta manera ofrece información nutricional clara, transparente y accesible para cualquiera, lo que permite conocer de manera sencilla la valoración nutricional global de cada producto para poder compararlo con otros semejantes y así elegir con mejor criterio para poder llevar a cabo una alimentación equilibrada, más saludable y sostenible.