Gracias a sus acciones para luchar contra el despilfarro de alimentos

EROSKI evita el desperdicio de 16.000 toneladas de alimentos en el primer semestre del año

29/09/2021 Elorrio (Bizkaia)
CAS (131.8 KB)
EUS (129.74 KB)
CAT (130.38 KB)
GAL (131.45 KB)
Mercado RSC
  • Durante los seis primeros meses del año, EROSKI ha donado 1.400 toneladas de alimentos, equivalente a 4 millones de comidas, a través de más de un centenar de entidades sociales
  • EROSKI se suma a la Semana Contra el Desperdicio Alimentario promovida por la Asociación de Empresas de Gran Consumo AECOC
  • Participa en varios proyectos europeos basados en la economía circular para evitar que cualquier alimento aprovechable se pierda

EROSKI ha evitado el desperdicio de más de 16.000 toneladas de alimentos gracias a las iniciativas llevadas a cabo en su lucha contra el despilfarro de alimentos durante el primer semestre del 2021. El Grupo EROSKI se suma además a la Semana Contra el Desperdicio Alimentario promovida por la Asociación de Empresas de Gran Consumo AECOC, que prolongará hasta el próximo domingo 3 de octubre, coincidiendo con la celebración del Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio Alimentario, decretado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el miércoles 29 de septiembre.

Durante los seis primeros meses del año, EROSKI a través de su programa Desperdicio Cero ha donado 1.400 toneladas de alimentos a personas en situación vulnerable en colaboración con más de 100 entidades sociales, lo que equivale a entregar más de 4 millones de comidas. Este programa garantiza que ningún alimento apto para el consumo es desechado en sus tiendas, sino que es entregado a organizaciones sociales del entorno cercano de cada tienda o plataforma logística. Para llevarlo a cabo, EROSKI colabora con la Federación Española de Bancos de Alimentos -desde 1996-, así como con Cáritas, Cruz Roja, Asociación Reto a la Esperanza, entre muchas otras entidades sociales que ayudan a colectivos desfavorecidos y personas en riesgo de exclusión.

“Además de liderar acciones que eviten el desperdicio directo de toneladas de alimentos que aún son aptos para el consumo a través de donaciones a organizaciones y entidades sociales, llevamos a cabo, de igual manera, iniciativas de economía circular para dar una segunda vida a aquellos que ya no pueden ser destinados a un consumo humano. El objetivo de desperdicio cero se recoge en nuestros 10 compromisos por la salud y la sostenibilidad, además de contribuir al ODS número 12, cuya meta 12.3 es la de reducir a la mitad la pérdida y desperdicio de alimentos para el 2030. EROSKI, como parte de la cadena alimentaria tiene el compromiso de contribuir de forma directa a su consecución” señala el director de Salud y Sostenibilidad de EROSKI, Alejandro Martínez Berriochoa.

Desperdicio alimentario

Por otro lado, como parte de ese compromiso, EROSKI ha apostado por la comercialización de frutas y hortalizas llamadas “feas”, por su aspecto o por su tamaño. Durante el primer semestre, ha comercializado alrededor de 300 toneladas de frutas y verduras “feas”.

Otras de las acciones llevadas a cabo son los descuentos en productos próximos a su fecha de caducidad o consumo preferente y la donación de alimentos no aptos para el consumo humano, pero sí animal a refugios y zoológicos. Estas dos actuaciones principales contra el desperdicio alimentario que se desarrollan en tienda han permitido evitar la pérdida de 13.600 toneladas.

Innovación en la gestión circular de residuos

Además de la reducción del desperdicio alimentario vinculada a un fin solidario de donación, EROSKI persigue también potenciar un modelo de economía circular. Así, durante la primera parte del año ha dado una segunda vida a 2.500 toneladas de alimentos que destina a la producción de harinas y aceites animales y de piensos para alimentación animal.

EROSKI participa en proyectos de innovación europeos para buscar nuevas utilidades a residuos alimentarios y avanzar así hacia la economía circular. En este ámbito se enmarcan proyectos como Life Citruspack para buscar estrategias de revalorización dentro de la economía circular con el objetivo de aprovechar las fibras naturales de peladuras y cascaras de cítricos para elaborar con ellas botellas de zumo y envases para cosméticos compostables y biobasados. Otro ejemplo es el proyecto Nutraceutical Omnium junto con Ausolan, Gaiker IK4, Basque Culinary Center e ISEA financiado por el programa Hazitek 2020 y que tiene por objetivo la producción de suplementos dietéticos a partir de las sustancias naturales presentes en los desperdicios de los alimentos.

Por otra parte, EROSKI ha participado recientemente en el proyecto de innovación Robin Food, que aúna la inclusión de personas en riesgo de exclusión social con la revalorización de excedentes alimentarios y actualmente colabora en Foodrus, dentro del programa europeo Horizon 2020, que desarrollará un sistema alimentario circular, colaborativo e innovador con la finalidad de reducir los desperdicios y las pérdidas de alimentos en la cadena agroalimentaria.